¿Qué mantenimiento necesita un aparato de aire acondicionado después del verano?

aire acondicionado después del verano

¿Qué mantenimiento necesita un aparato de aire acondicionado después del verano?

Cuando las altísimas temperaturas del verano empiezan a descender y dan paso a los primeros avisos otoñales, muchas personas recogen los mandos de sus equipos de aire acondicionado y no vuelven a acordarse de ellos hasta el año siguiente. Esto es porque piensan que si no los van a usar, no será necesario hacer nada que tenga relación con el aire acondicionado hasta que llegue de nuevo el calor. Sin embargo, están muy equivocados. ¿Conoces las labores de mantenimiento que son recomendables en un aparato de aire acondicionado después del verano? Sigue leyendo para conocer las más importantes.

Consejos para mantener en buen estado los equipos de aire acondicionado

Si te fijas en las fachadas de los edificios, es posible que veas aparatos de aire acondiciona tapados con una especie de funda durante el invierno. Y aunque pueda parecer una buena idea para proteger el sistema de aire acondicionado de la lluvia y el frío, no es nada recomendable. ¿Por qué razón? Por el hecho de que estos sistemas están perfectamente acondicionados para estar a la intemperie, pero tapando las unidades exteriores, podemos generar oxidación. Además de esto, en el caso de haber escarcha, podemos bloquear la desaparición natural de esta.

Si realmente quieres proteger tu aparato de aire acondicionado de la suciedad provocada por el viento y las precipitaciones, lo mejor que puedes hacer es limpiar cada día la unidad exterior de manera superficial con tu trapo húmedo. ¡Solo de forma superficial y de manera segura! A su vez, es aconsejable vigilar que no se acumule polvo en la unidad interior del sistema de aire acondicionado. Más a allá de la limpieza superficial del aparato, en este caso sí se recomienda limpiar los filtros de manera periódica.

La última de las recomendaciones de mantenimiento del aire acondicionado una vez que ha terminado el verano es la de encenderlo algunas veces. No cuesta nada ponerlo en marcha esporádicamente unos minutos para contrastar que prosigue en buen estado. La frecuencia recomendada es la de dos veces por mes a lo largo de la temporada fría. Además de esto, si el equipo de aire acondicionado aún está en garantía, podremos identificar inconvenientes antes que esta expire. Y si no, se evitará que cuando llegue el calor haya que apresurarse en su reparación o en comprar uno nuevo. Eso sí, si esto ocurriera, podrías contactar con nosotros al instante para recibir atención inmediata.

No hay comentarios

Deja tu comentario